Experiencia de Voluntariado Internacional FABRE en Guatemala

Paloma Pérez (21) y Cristina Pérez (19), dos jóvenes universitarias de Valladolid, han realizado durante el mes de julio su primer voluntariado internacional con FABRE. Las dos hermanas viajaron a Guatemala 20 días para formar parte del equipo del proyecto Becas para la Niña con nuestra contraparte local en Quetzaltenango: FUNDAP. Según nos cuenta Cristina, desde el primer momento en FUNDAP demostraron su «gran capacidad para darnos cariño a mi hermana y a mi» y su disposición para «hacernos entender bien todos los proyectos que desarrolla FUNDAP en este entorno hostil». Continúa, «su visión es que con calidad educativa, asesoramiento al microempresario y prevención sanitaria, la situación pueda mejorar de forma que ningún otro ciudadano deba emigrar para sentirse útil y a salvo. El trabajo empieza aquí». Durante su voluntariado pudieron compartir jornadas de trabajo con el personal técnico del proyecto Becas para la Niña, de quienes resaltan que «Se les nota en cada gesto que adoran lo que hacen y que han sentido la satisfacción de ver como familias salen adelante por sus propios medios, solo hizo falta darles las herramientas que precisaban». La población beneficiaria del proyecto Becas para la Niña está compuesta de familias del área rural de escasos recursos con hijas que, sin el apoyo de este tipo de proyectos, no irían a la escuela o la abandonarían a una muy temprana edad (para contraer matrimonio, en la mayoría de las ocasiones). Cris y Paloma han compartido el día a día de las niñas y sus familías. Resaltan del carácter guatemalteco su capacidad de ver el lado positivo de todo: «Aquí, cualquier desgracia se puede teñir de solidaridad y buen humor», dice Cris; y añade «Me gustaría llevarme conmigo su afán de no quedarse estáticos, el saber que una empresa “no empieza con el dinero, sino con la idea”, el jamás conformarme con la opción fácil.» Desde FABRE, gracias Cris y Paloma por confiar en nuestra labor y en la de FUNDAP para vuestra experiencia de Voluntariado Internacional. Como dicen desde el equipo técnico de Becas para la Niña: «Han sido especiales estas chicas, nos apoyaron mucho». Desde luego, sois un ejemplo de aquellas palabras de la Madre Teresa de Calcuta: «No tenemos la solución a todos los problemas del mundo en nuestras manos, pero frente a todos los problemas del mundo, tenemos nuestras manos». En la fotografía: Paloma y Cristina con el equipo de Becas para la Niña.