Entrevista a los Cooperantes Caixa en el proyecto de Ixoqi, en Guatemala

El equipo guatemalteco del proyecto financiado por la Caixa: «400 mujeres de las comunidades indígenas de Chimaltenango y Sololá en Guatemala encadenan producción y comercialización a través de la empresa social Ixoqi» recibe durante el mes de agosto a la pareja de Cooperantes Caixa. En esta entrevista, realizada antes de su viaje a Guatemala, conocemos a Meritxell y Pedro: ¿Quiénes son Meritxell y Pedro? o Somos una pareja que vivimos en Barcelona. Trabajamos en una Entidad Financiera, líder en nuestro país que se llama CaixaBank y que pertenece a una Fundación que es la primera Europea y una de las 5 mayores del mundo. Nos gusta nuestro trabajo, por lo que le dedicamos tiempo y tenemos un alto nivel de compromiso con los valores de nuestra Entidad, que fomentan el voluntariado y la cooperación. Como pareja no nos centrarnos únicamente en nuestro trabajo, sino que tenemos otras aficiones. La vida está llena de experiencias vitales y hay que saber disfrutarlas. Meritxell tiene el don de saber crear cosas, diseñar, relacionarse, es la parte visionaria de la pareja, Pedro es más analítico, de formación ingeniero, lo que se nota en su enfoque a las cosas. Es la parte más implementadora de la pareja. Somos una pareja equilibrada y complementaria, un buen tándem para vivir la vida. – ¿Por qué decidisteis presentaros al Programa de Cooperantes? ¿Tenéis experiencia? o Somos una pareja que nos sentimos afortunados y felices con nuestra vida. La ciudad donde vivimos, nuestras familias, amigos, trabajo, etc… resultan un entorno privilegiado para nosotros. Comparado con otras zonas del mundo es, sin lugar a dudas, todo un regalo. Nos sentimos motivados a cooperar y a realizar voluntariado desde hace ya unos años. Lo que nos movió fue el objetivo de ayudar y contribuir en el desarrollo de otros, aportando nuestro granito de área en mejorar las necesidades de los que no tienen las mismas oportunidades que nosotros. Tenemos experiencia en el voluntariado y en concreto en la Cooperación Internacional. Hemos participado en otros proyectos, como por ejemplo en Ecuador, colaborando con MCCH una cooperativa que ayudaba al desarrollo de la agricultura en las zonas más pobres del país aportándoles, formación, acceso a nuevos mercados y a economías de escala en producción, servicios compartidos y canal de distribución. También tenemos experiencia en India, en una de las zonas más deprimidas del país. Colaboramos con la ONG Development Alternatives en un proyecto que tenía como objetivo mejorar la accesibilidad del agua potable a los pueblos y aldeas de las zonas más pobres del centro de India. Un proyecto que nos permitió desarrollar varios modelos financieros para impulsar el acceso a inversión en poblaciones de centenares de habitantes que necesitan el agua para progresar y desarrollarse, dejando de ser una zona desfavorecida – Cuando os comunicaron el país y el destino ¿cual fueron las impresiones? o Nos pareció una oportunidad extraordinaria. Sobre todo por la naturaleza del proyecto y por la posibilidad de poder participar en un proyecto relacionado con el desarrollo de la mujer. Todavía queda mucho camino por recorrer en la igualdad de la mujer en estos países y también incluso en el nuestro propio. Nos pareció ilusionante y creemos que va a ser una experiencia que nos va a aportar también mucho a nosotros mismos. Esto es lo que aporta la cooperación, tu das un poco pero también recibes mucho a cambio. – ¿Qué esperáis de esta nueva experiencia? o Lo primero, sobretodo, ayudar y ser útiles a la comunidad. Siempre que hemos estado en un proyecto intentado dar lo mejor de nosotros mismo y vamos a Guatemala con la misma intención. Nos gustaría poder apoyar en el excelente trabajo que ya está realizando IXOQI. La idea de convivir con las beneficiarias del proyecto nos parece muy gratificante y que seguro será muy enriquecedora para nosotras. Así que con este animo vamos, con el de ser parte de ellos, convivir y ayudarles en todo lo que podamos. – ¿Cómo os estáis preparando? o Lo primero de todo, estamos aprendido de ellos. No hemos leído toda la documentación que nos han facilitado los contactos de IXOQI. La verdad es que por lo que hemos visto, se ha realizado un trabajo extraordinario. Esto nos ha facilitado estar al corriente de la situación en Guatemala, para poder ayudar desde el primer día. Estamos en contacto también con nuestro contacto en IXOQI que nos está ayudando muchísimo a entender el proyecto. También hemos realizado también alguna sesión en Skype para conocernos mejor, y por supuesto estamos leyendo sobre el país y su gente, a través de guías y páginas de internet especializadas. – ¿Qué impactos positivos destacarías del proyecto? o Nos parece un proyecto muy necesario. Poder desarrollar la cooperativa para fomentar el desarrollo de la mujer, su afiliación y su empoderamiento es algo que creemos que debería realizarse en cualquier zona que tenga estas características y estas condiciones culturales. Entendemos que cualquier persona del mundo debe tener el derecho a desarrollarse, mejorar en su comunidad y por supuesto superar cualquier umbral de pobreza, exclusión o marginación. Esto debería ser un objetivo de todos, y en el caso de las mujeres resulta imprescindible. Son un referente en la comunidad, quienes aportan bienestar y unión en familia y también quienes en muchas ocasiones, resultan ser la fuente de ingresos familiar. Hay que por ello apoyarlas y ayudarles a vivir como quieren y sentirse cada vez un poco mejor. – Imaginar que estáis de vuelta. ¿Cómo os gustaría sentiros? o Nos gustaría sentir y saber que les hemos podido ayudar de alguna manera, que les hemos dejado una pequeña huella y un buen recuerdo. Nos gustaría sentir que hemos contribuido, a su evolución y desarrollo, y que se lo han pasado bien con nuestra estancia. Sabemos que el proyecto va a ser muy bonito y enriquecedor para nosotros, siempre aprendemos muchas cosas en estas experiencias de cooperación internacional (de la cultura del país, de las personas que viven en él, de su forma de hacer y de vivir, etc..) . En definitiva, nos gustaría saber que se quedan con un buen recuerdo nuestro, de Pedro y de Meritxell, y que tanto IXOQI como la Fundación Fabre estén satisfechas con nuestra intervención.