La Fundación FABRE y APEP, miembras de la red de ONGs para el Desarrollo de los Países Iberoamericanos (REDI), colaboran junto al Ayuntamiento de Valladolid en proyectos de distribución de agua en zonas rurales de Bolivia.

A finales de 2018 la Fundación FABRE, junto a APEP y el apoyo del Ayuntamiento de Valladolid comenzaron un proyecto que culminará a principios de 2020 y que consiste en la consolidación de un derecho fundamental de las personas, como es el del acceso al agua potable.

El proyecto se desarrolla en las comunidades rurales indígenas chiquitanas de Tuná y Cañón Verde, en el municipio de San Rafael de Velasco, en el departamento de Santa Cruz-Bolivia.

 

Hace pocos dias supimos que ya se había ejecutado la construcción de sistemas de distribución de agua que permitirá llevar el servicio de agua potable hasta las viviendas de las comunidades, beneficiando de forma directa a las 793 personas, 322 mujeres, que allí viven. Los beneficiarios conforman estos dias además un Comité de agua en cada comunidad con capacidad de gestionar el servicio de agua potable de manera sostenible.

Complementariamente se dictarán talleres en higiene, prevención de enfermedades y uso racional del agua y se organizarán brigadas médicas desde el Hospital Municipal, todo ello con el objetivo de disminuir la incidencia de enfermedades infecciosas, especialmente en mujeres y niños.

Mediante el trabajo desde el enfoque de género e infancia, se espera que las comunidades de Tuná y Cañon Verde , sigan mejorando su salud y calidad de vida a través del acceso justo al agua.